mCommerce: antes de esbozar la estrategia móvil

Mobile Commerce

El primer paso más lógico para los negocios que emplean alguna forma de mCommerce es trabajar con una web responsiva, siendo un mismo site el que provea de una experiencia optimizada, tanto en el ordenador como en cualquier dispositivo móvil, ajustándose a diferentes tamaños de pantalla, accesible a todos los usuarios.

Al mismo tiempo, e independientemente, los negocios pueden decidir si necesitan una aplicación móvil que provea de una mejor funcionalidad para realizar transacciones. Aunque en este caso, el usuario podría estar restringido por las app stores.

Sobra decir que el objetivo en cualquiera de los casos, es que el cliente que esté intentado realizar una compra desde su dispositivo móvil no se encuentre con inconvenientes que frustren el proceso, y por tanto no se pierdan ventas.

Será entonces, de vital importancia, antes de esbozar la estrategia móvil:

Entender cómo influye el móvil en el proceso actual de compra de los clientes. El negocio seguramente tenga una gran cantidad de datos que detallan los patrones de conducta de sus clientes durante la realización de una compra, y además le permita entender el ciclo por el que pasan antes de completar el pago.

Analizar la competencia por ejemplo: ¿qué ofrecen vía móvil? ¿cuál es su ranking en los motores de búsqueda móvil?.

Es fundamental usar esta información para entender el potencial de un sitio móvil, de cara a diseñar la estrategia móvil, la cual debe estar alineada a los objetivos del negocio.

Lo siguiente es definir los diferentes tipos de conversión que se puede medir. Será necesario también pensar sobre lo que los clientes están haciendo cuando están navegando por internet a través de sus móviles, y considerar si usan múltiples dispositivos antes de hacer una compra. Podría haber otras vías de conversión que los clientes tomen que el negocio no haya considerado aun, pero que deberían ser incluidas en las métricas cuando se esté esbozando la estrategia móvil.

Luego, habrá que considerar las características y los costes de las diferentes alternativas. Una aplicación móvil o una web responsiva de e-commerce, pueden tener diferentes características, incluyendo el carrito de compras, el checkout de información y acciones, imágenes de producto, soporte de código de barras, llamadas a la acción, revisiones de clientes, acceso a cuentas de fidelización, registros para regalos, así como localizadores de tiendas, buscadores dentro de la web, comparadores de precio, disponibilidad en tienda, productos destacados, ofertas especiales, etc. Es indispensable trabajar con los desarrolladores para decidir cuáles de estas características son más importantes, y qué alternativa compensará mejor la inversión realizada.

Las aplicaciones móviles frecuentemente necesitan ser modificadas para funcionar en tablets para proveer una experiencia de usuario óptima. Además, los modelos de utilización entre smartphones y tablets son bastante diferentes. Los usuarios de smartphones tienden a usar más las aplicaciones cuando están fuera, mientras que los usuarios de tablets pueden estar comprando desde la comodidad de sus salones en casa por la noche. Otra consideración es que los desarrolladores tienen que proveer versiones separadas de la aplicación para diferentes sistemas operativos, a menos que se enfoquen en HTML5, el cual viene con sus propios desafíos.

Finalmente, es fundamental asignar valores a los nuevos tipos de conversión definidos en las estrategias móviles que se incorporarán para incrementar el ratio de conversión, de forma que se pueda cuantificar la estrategia móvil, y conseguir un ROI estimado.

Si te ha gustado este post compártelo con tus seguidores 😉

Imagen de Cabecera: Depositphotos